Cerca

Druk op enter om te zoeken, ESC om te sluiten.

DSC_0150

Lo que
nos impulsa

Es nuestro deseo que todos entren en contacto con el Evangelio

¡Ninguno de nosotros puede prescindir del amor y de la gracia de Dios! Por eso es nuestro deseo que todos entren en contacto con el Evangelio. En el Evangelio escuchamos el corazón de Dios latiendo con compasión para las personas. Así como Jesús vino a este mundo y buscó a la gente, creemos que la iglesia está llamada a salir para compartir Su amor en palabra y en obra. Junto con la iglesia mundial nos esforzamos para ofrecer a todo el mundo una comunidad donde sean bienvenidas y donde puedan crecer en la fe.

Bosnie AL IMG_0587
Pakistan DSC_8316

Nuestra misión

Queremos que las personas de todo el mundo escuchen el Evangelio y conozcan a Dios. Queremos que encuentren un lugar en una iglesia y que vivan como Dios quiere.

Nuestra identidad

La Liga Misionera Reformada (LMR) es una organización dentro de la Iglesia Protestante en los Países Bajos, arraigada en la tradición reformada. Trabajamos en la misión por muchos años (desde 1901), y por lo tanto estamos conectados a una red multicolor de iglesias y comunidades en todo el mundo.

El Espíritu conecta

El Espíritu Santo conecta a las personas con Cristo o sea con la salvación de Dios. El Espíritu también une a las personas en la iglesia y así formamos el Cuerpo de Cristo.

La gracia de Dios viene primero

Reconocemos la realidad del mal y del pecado. Pero Dios permanece fiel a Su creación y no deja a las personas a su suerte. En el Nombre de Jesucristo personas reciben perdón y vida eterna.

La Palabra como espejo

La Biblia es la Palabra de Dios, a través de la cual llegamos a conocerlo. Esa Palabra pone a prueba toda nuestra vida humana y la coloca en la luz del Reino de Dios.

Jesucristo en el centro

JesuCristo en la cruz trae la reconciliación al mundo. Su resurrección de entre los muertos es el comienzo de la nueva creación, en la que la majestad de Dios se hace visible.

El llamado y el envío

Seguir a Cristo es un llamado personal para cada cristiano, pero siempre tiene lugar en comunión con una comunidad de discípulos.